Mascarillas
Estudios independientes revelan la presencia de químicos perjudiciales para la salud en el tejido no tejido de las mascarillas desechables


Dos estudios independientes impulsados por científicos alemanes referentes en el área de salud ambiental alertan sobre la peligrosidad de inhalar sustancias químicas potencialmente dañinas y microplásticos por un uso prolongado de mascarillas de tejido no tejido. 

El profesor Michael Braungart, director del Instituto Ambiental de Hamburgo y cofundador de la norma ambiental Cradle to Cradle, alerta en declaraciones publicadas en el artículo "Cóctel químico encontrado en las mascarillas faciales" en Ecotextile News que los usuarios de mascarillas de tejido no tejido corren el riesgo de respirar carcinógenos, alérgenos y diminutas microfibras sintéticas al usar mascarillas de tejido no tejido durante periodos de tiempo prolongados. 

Además de él, El Dr. Dieter Sedlak, director gerente y cofundador de Modern Testing Services Augsburg en Alemania y con más de 40 años en el sector de la seguridad ambiental coincide que el profesor en lo perjudicial de este tipo de mascarilla. Las pruebas analíticas iniciales que ha realizado confirman la presencia de anilina cancerígena, formaldehído y abrillantadores ópticos, así como reticuladores de perfluoracarbonos (PFC).  Todos estos elementos químicos están muy restringidos en bienes de consumo por parte de las autoridades europeas y estadounidenses. 

A ambos investigadores les alerta sobremanera la presencia en concreto de PFC. Entienden que esta substancia se ha utilizado deliberadamente como un repelente de líquidos y que efectivamente serviría para repeler el virus en forma de aerosoles. Alertan de la peligrosidad que entraña un contacto prolongado de este químico en cara, nariz, membranas mucosas u ojos. 

Las mascarillas de tejido no tejido han sido diseñadas par un uso específico y puntual en entornos médicos o profesional, no para un uso prolongado en la población. Además de los químicos presentes en su fabricación, la fricción constante que sufren (al ponerla en un bolsillo y quitarla o llevarla más tiempo del recomendado), estimula el desprendimiento de microfibras hacia nuestros conductos oculares y nasales y la colonización bacteriana. 

Estas pequeñas microfibras que se desprenden con el uso han sido analizadas y coinciden con el denominado polvo peligroso catalogado por el Seguro Social de Accidentes de Alemania ( DGUV ).

Así pues, si su uso es de obligado cumplimiento ¿mascarillas de tejido no tejido o mascarillas textiles? 

A causa de la irrupción en Marzo del 2020 del Covid19 y de la falta de suministro de equipos de protección individual, fueron muchas empresas e incluso particulares los que optaron por la producción de mascarillas hechas con tejido. Casi de forma artesanal se producían mascarillas de cualquier resto de tejido que tuviéramos en casa o con cualquier tejido de fibra natural o sintética que las empresas tuvieran en stock. ¿Pero era esta una buena opción? 

Vamos a poner un ejemplo sencillo para ilustrar la respuesta. A nivel mundial, los estándares que han de superar los acabamientos químicos en tejido para que sean aptos para la producción de ropa para bebés son más estrictos que los estándares generales en el textil, ¿verdad?  No seria lógico que una prenda que llevamos en contacto directo con la cara, ojos, nariz y boca se rigiera por parámetros parecidos de no toxicidad que el que se aplica para este tipo de prendas? 

En el mismo artículo de Ecotextile News al que nos referimos anteriormente,  el experto en seguridad textil y presencia de químicos en prenda, Phil Patterson de Color Connections asegura que en su opinión las máscaras textiles no empiezan a pasar esta prueba de peligrosidad básica para prendas en bebés.  Además opina que se debería ser muy cauteloso con la exigencia del uso de máscaras faciales por parte de empresas y gobiernos puesto que algunos de los productos químicos incluidos en el acabamiento de los tejidos e incluso las fibras usadas para su producción pueden tener efectos adversos para la salud de las personas a largo plazo y eso posiblemente abre las puertas a reclamaciones por lesiones por parte del usuario en un futuro. 

Nate Sponsler, Director del Grupo AFIRM que representa a más de 30 marcas de consumo conocidas, como Amazon, Nike, Levis Strauss, ... recomienda que sobretodo en niños se escoja algodón orgánico como material para las mascarillas. Aún así, como bien sabemos en Organic Cotton Colours, los acabamientos químicos a los que el tejido de algodón orgánico haya estado sometido pueden hacer variar mucho la pureza del mismo... Así pues, la recomendación pasa por usar tejidos de algodón orgánico, cuyo algodón ha sido cultivado sin pesticidas y fertilizantes químicos y que posteriormente no hayan sido tratados con productos químicos en su acabamiento. 

Amazon VS Amazonia
Post Cooliflower